Historia General de España: Libro cuarto y quinto por Modesto Lafuente

Historia General de España: Libro cuarto y quinto por Modesto Lafuente

Titulo del libro: Historia General de España: Libro cuarto y quinto

Autor: Modesto Lafuente

Número de páginas: 974 páginas

Fecha de lanzamiento: February 23, 2015

Modesto Lafuente con Historia General de España: Libro cuarto y quinto

Historia General de España: Libro cuarto y quinto por Modesto Lafuente fue vendido por EUR 1,99 cada copia. Contiene 974 el número de páginas.. Regístrese ahora para tener acceso a miles de libros disponibles para su descarga gratuita. El registro fue libre.

En este libro electrónico se recoge los volúmenes cuarto y quinto de "La Historia General de España"

Libro cuarto: Dominación Goda.
Libro quinto: Edad media, libro primero, dominación árabe.

Esta monumental obra se publicó en 29 volúmenes entre 1850 y 1866, año en que muere su autor, Modesto Lafuente. En este segundo volumen (edición de 1889) Modesto Lafuente nos conduce desde el comienzo de la dominación goda en el año 414 pasando por la invasión de España por los árabes en el 711 hasta la muerte de Alhakem II en el año 976.

La monumental Historia General de España de Modesto Lafuente, es considerada el paradigma de la historiografía nacional del pensamiento liberal del siglo XIX. Pensamiento que hunde sus raíces en el periodo de la Ilustración, comienza a desarrollarse durante la Guerra de la Independencia, y adquiere carta de naturaleza con el romanticismo imperante de la época isabelina. Con su publicación finaliza el hasta entonces “reinado” de la Historia del padre Mariana, y se inaugura éste nuevo, mucho más acorde con las exigencias nacionales del momento.
La obra de Lafuente, publicada en su primera edición entre 1850 y 1867, llegó a alcanzar un lugar de privilegio casi unánime en toda la sociedad de la segunda mitad del XIX, y hasta bien entrado el siglo XX. Su predicamento fue tal que devino en símbolo cultural de toda institución que se preciara de importante: ayuntamientos, bibliotecas de ateneos, casinos y centros docentes, así como bibliotecas particulares de políticos, burgueses y militares. Pero su difusión fue incluso mucho más lejos del círculo elitista e intelectual. Por su aparente llaneza de composición y lenguaje, así como por las múltiples anécdotas y pequeñas historias que jalonan su discurso identitario nacional, la Historia de Lafuente sirvió de modelo a muchos autores de libros de texto y manuales de enseñanza, arraigando vivamente entre las clases medias españolas, al punto que su posesión fue signo de cierta distinción. «En cuanto a la claridad —escribe Lafuente en el prólogo a la primera edición—, siempre he preferido a la vanidad que se disfraza bajo la brillantez de las formas, la sencillez que Horacio recomienda tanto, aconsejando a los autores que escriban no solo de manera que puedan hacerse entender, sino que no puedan menos de ser entendidos. La historia no es tampoco un discurso académico».