Engendros de manipulación, altanería y perversión por Arthur Bleck

Engendros de manipulación, altanería y perversión por Arthur Bleck

Titulo del libro: Engendros de manipulación, altanería y perversión

Autor: Arthur Bleck

Número de páginas: 213 páginas

Fecha de lanzamiento: August 6, 2015

Arthur Bleck con Engendros de manipulación, altanería y perversión

Engendros de manipulación, altanería y perversión por Arthur Bleck fue vendido por EUR 15,48 cada copia. Contiene 213 el número de páginas.. Regístrese ahora para tener acceso a miles de libros disponibles para su descarga gratuita. El registro fue libre.

Al terminar este libro, creo que habré podido avanzar un escalón emocional• espiritual en mi vida, simplemente diciendo lo que muchos no se atreven… Espero que esta lectura sea gratificante, inspiradora y sobre todo, edificante.
El Autor

Una de las inquietudes que, a decir del autor, encontrarán al leer este libro es:
No ceséis en vuestra búsqueda día noche, no mengüéis hasta que hayáis encontrado los misterios del Reino de la Luz, los cuales os purificarán y os convertirán en luz purifica y os conducirán al Reino de la Luz.
El Editor

Arthur Bleck, ha hecho sin duda alguna un trabajo de investigación exhaustivo, que además se recrea con ilustraciones en las páginas de este libro, para de ese modo llevarnos por el mundo de las religiones y la génesis del ser humano: la creación. Por otra parte, el autor enfatiza en la voluntad de decidir por nosotros mismos, sin tener en cuenta los dogmas que predican tal o más cual cosa, o más bien quizás, lo que pretende él, es que las escuchemos a todas, para de ahí tomar entonces nuestra decisión con el verdadero libre albedrío.
Engendros…, es un libro que nos regala una buena dosis de conocimiento y cultura en general, trazado con una voz transparente que plantea los problemas sin recovecos; por el contrario, de manera diáfana y directa, donde se retrata en blanco y negro la opinión del autor. Por cierto, una opinión sin dobleces, que lo llevan a tomar partido enarbolando la bandera de su criterio.
Pedro Pablo Pérez Santiesteban